En qué consiste la sesión de coaching 

La sesión es una conversación en la que se aborda un asunto personal que quieras trabajar.
 
Esta conversación consiste en acompañarte a que explores en tu interior e identifiques en qué situación te encuentras, para que puedas comprender mejor qué es lo que quieres cambiar y mejorar de esa situación, y de esta forma, sepas qué es lo que realmente quieres conseguir. 
 
Por lo tanto, la sesión es una conversación que consiste en acompañarte a:
La sesión es una conversación en la que se aborda un asunto personal que quieras trabajar. Y esta consiste en acompañarte a que explores en tu interior e identifiques en qué situación te encuentras, para que puedas comprender mejor qué es lo que quieres cambiar o mejorar de esa situación, y de esta forma, sepas qué es lo que realmente quieres conseguir. 
 
Por lo tanto, la sesión es una conversación que consiste en acompañarte a:
 
  • Indagar en tu situación actual
  • Identificar impedimentos o dificultades
  • Descubrir nuevas opciones
  • Encontrar tus verdaderos motivos para actuar
  • Descubrir o potenciar tus propios recursos
  • Concretar acciones que favorezcan cambios
Cuánto dura la sesión y el proceso de coaching
 
Las sesiones suelen durar entre 45 minutos y 1 hora, y estas se pueden llevar a cabo semanalmente.
 
En este proceso de coaching el tema o el asunto que plantees se trabaja desde tu interior, en base a tu propio punto de vista, lo que conlleva a que aquello que quieres resolver en tu exterior se resuelva primero en tu interior. Esta metodología permite llevar a cabo un programa de coaching breve y eficaz, lo cual a su vez, se ve reflejado en menos sesiones. 
 
La duración del proceso varía de una persona a otra según lo que esta necesite trabajar. Sin embargo, el tema que se trabaje puede requerir solo de una sesión o como máximo tres sesiones.

 

 

Sesión Online

 
 

Sesión Presencial

Qué es lo que hace el coach en la sesión

Cuando una persona tiene un problema o una dificultad en su vida, el coach es quien la ayuda a descubrir y aprender por sí misma cómo gestionar y resolver aquello. Es decir, no la ayuda a resolver su problema, sino que, la acompaña a ser la persona capaz de resolverlo por sí misma.
 
Y para lograr esto, el rol que cumplo en la sesión consiste en:
 
1. Prestar atención:
 
Esto significa aportar un espacio para que puedas indagar en ti mismo de una forma clara y fluiday en este espacio, escuchar y observar aquello que planteas sin poner por delante mis interpretaciones, lo que nos permite encontrar aquello que realmente es relevante y necesario abordar y trabajar en la sesión.
 
2. Espejar: 
 
Así como un espejo refleja una imagen, cuando el coach "hace de espejo" de lo que plantea la persona le permite a esta, como si se mirara en un espejo, ver con claridad el punto de vista que está teniendo de su situación, y esto lo hace para que pueda reflexionar y enriquecer su perspectiva desarrollando un punto de vista más útil de la situación. 
 
Hacer de espejo significa escuchar y observar con atención aquello que planteas y devolverte tu propia mirada de la situación, tu propio punto de vista para que lo puedas examinar y explorar más en profundidad, con más detenimiento, y así llegues a tus propias conclusiones sobre aquello que te limita y que quieres modificar.    
 
Por ejemplo, si una persona dice que: quiere dejar su actual trabajo para trabajar de forma independiente pero no está del todo segura de si esto último es lo que quiere. El coach escucha esto sin interpretar qué significa y se lo devuelve a la persona de forma literal, no decide por ella ni la aconseja, solo le devuelve lo que acaba de decir ("hace de espejo") para que ella decida si eso es algo importante para la conversación, y si lo es, profundizar en ello mediante las preguntas.
 
3. Preguntar:
 
Las preguntas se podrían decir que son la herramienta principal del coach, con estas puede acompañar a la persona a que ponga su atención en aquello que no había visto o considerado. Las preguntas son como una linterna que ayudan a que la persona “ilumine” con claridad para ver qué hay en determinado lugar, y así esta pueda decidir si eso que encuentra es relevante o no para ella.
 
Por lo tanto, con las preguntas te acompaño a que “ilumines” con mayor intensidad y detenimiento, por así decirlo, y de esta forma puedas observar y enriquecer tu punto de vista para que este propicie nuevos descubrimientos y te ayude a generar cambios.
 
 
Esto es principalmente lo que ocurre en cada sesión del proceso de coaching. 
En conclusión, observo y escucho con atención lo que planteas, te devuelvo (como un espejo) aquello que planteas para que tomes conciencia de tu propio punto de vista de la situación, y mediante la indagación o las preguntas te acompaño a que "ilumines" distintos lugares para que descubras por ti mismo aquello que enriquezca tu punto de vista y te permita generar cambios.
 
Es importante tener en cuenta que, el coaching busca que las personas puedan reconocer su capacidad para gestionarse a sí mismas ante las distintas circunstancias, y esto lo consigue permitiendo que la persona sea la gestora de su propio cambio. Por lo tanto, el rol del coach es esencialmente no directivo, lo que significa que, en la sesión acompaña, no dirige ni dice qué hacer, permite que la persona indague en su interior y descubra por sí misma, porque esta es capaz de encontrar sus propias opciones, sus propias respuestas y soluciones, y tomar sus propias decisiones.